disruptores endocrinos

¿Qué son los disruptores endocrinos?

Los disruptores endocrinos o disruptores hormonales, son unas sustancias químicas, ajenas al cuerpo humano o a la especie animal, capaces de alterar el equilibrio hormonal de los organismos de una especie, es decir, de generar la interrupción de algunos procesos fisiológicos controlados por hormonas, o de generar una respuesta de mayor o menor intensidad que lo habitual.

Muchas sustancias químicas, tanto naturales como artificiales, pueden imitar o interferir con las hormonas del cuerpo, conocidas como sistema endocrino. Estos químicos, llamados disruptores endocrinos, están relacionados con problemas de desarrollo, reproductivos, cerebrales, inmunológicos y de otro tipo.

¿Qué es los disruptores endocrinos?

Los disruptores endocrinos son sustancias químicas que pueden interferir en el normal funcionamiento del sistema endocrino, es decir, el sistema que produce y regula las hormonas en el cuerpo. Estas sustancias pueden afectar la producción, liberación, transporte, metabolismo y eliminación de las hormonas, lo que puede tener efectos a largo plazo en la salud.

Se pueden encontrar en una amplia variedad de productos, incluyendo productos de limpieza, cosméticos, productos de cuidado personal, productos de construcción, juguetes y alimentos envasados. También se pueden encontrar en el medio ambiente, como en el agua y el aire contaminado.

¿Cómo afectan los disruptores endocrinos?

Los efectos de los disruptores endocrinos pueden variar dependiendo del tipo y la cantidad de sustancias químicas a las que se esté expuesto, así como de la edad y el estado de salud de la persona. Algunos de los posibles efectos de los disruptores endocrinos incluyen problemas de reproducción, cambios en el desarrollo y crecimiento, problemas de sistema nervioso y problemas de sistema inmunológico. Es importante tomar medidas para minimizar la exposición a estas sustancias y proteger la salud.

Tipos de disruptores endocrinos

Hay muchos tipos diferentes de disruptores endocrinos que pueden afectar el funcionamiento normal del sistema endocrino. Algunos ejemplos comunes incluyen:

  1. Bisfenol A (BPA): Este químico se utiliza a menudo en el proceso de fabricación de plásticos y recubrimientos de envases de alimentos y bebidas.
  2. ftalatos: Estos químicos se utilizan para hacer plásticos más suaves y se pueden encontrar en juguetes, productos de cuidado personal y productos de limpieza.
  3. Dioxinas: Estas sustancias químicas tóxicas se producen como subproductos de procesos industriales y pueden contaminar el aire, el agua y los alimentos.
  4. Cloruro de vinilo: Este químico se utiliza en la fabricación de productos de PVC y puede liberarse al medio ambiente durante el proceso de fabricación o durante la descomposición de productos de PVC.
  5. Plaguicidas: Muchos plaguicidas contienen disruptores endocrinos y pueden contaminar el aire, el agua y los alimentos.

Es importante tomar medidas para minimizar la exposición a estas sustancias y proteger la salud. Esto puede incluir la elección de productos libres de químicos, la reducción del uso de plaguicidas y la promoción de prácticas industriales sostenibles.

¿En qué productos de cosmética podemos encontrar disruptores endocrinos?

Los disruptores endocrinos son sustancias químicas que pueden afectar el sistema endocrino de los seres humanos y otros organismos. Pueden encontrarse en una amplia variedad de productos, incluyendo productos de belleza y cosméticos. Algunos ejemplos de productos de cosmética que pueden contener disruptores endocrinos incluyen:

  • Productos para el cuidado de la piel, como cremas y lociones, que pueden contener ingredientes como parabenos y ftalatos.
  • Maquillaje, que puede contener ingredientes como triclosán y plomo.
  • Productos capilares, como champús y acondicionadores, que pueden contener ingredientes como sulfatos y siliconas.
  • Productos para la higiene íntima, como jabones y suaves, que pueden contener ingredientes como cloro y triclosán.

No todos los productos de cosmética contienen disruptores endocrinos y que la presencia de estos ingredientes no siempre es señal de que un producto sea perjudicial para la salud. Sin embargo, es recomendable investigar los ingredientes de cualquier producto de cosmética que utilice y considerar opciones más seguras si está preocupado por la posible presencia de disruptores endocrinos.

¿Cómo alteran los disruptores endocrinos el organismo?

Las personas pueden estar expuestas a disruptores endocrinos a través de los alimentos y bebidas consumidos, la aplicación de pesticidas y el uso de cosméticos. 

En esencia, su contacto con estos químicos puede ocurrir a través de la dieta, el aire, la piel y el agua.

Incluso las dosis bajas de sustancias químicas que alteran el sistema endocrino pueden ser peligrosas. El funcionamiento endocrino normal del cuerpo implica cambios muy pequeños en los niveles hormonales, sin embargo, sabemos que incluso estos pequeños cambios pueden causar efectos biológicos y de desarrollo significativos. Esta observación lleva a los científicos a pensar que la exposición a sustancias químicas que alteran el sistema endocrino, incluso en cantidades bajas, puede alterar los sistemas sensibles del cuerpo y provocar problemas de salud.

¿Con qué enfermedades se asocian los disruptores endocrinos?

Los disruptores endocrinos pueden afectar el sistema endocrino, que es el conjunto de glándulas y hormonas que controlan muchas de las funciones del cuerpo. Cuando el sistema endocrino está desequilibrado, puede afectar la salud de una persona de varias maneras. Algunos efectos de los disruptores endocrinos incluyen:

  • Trastornos del sistema nervioso: Los disruptores endocrinos pueden afectar el funcionamiento del sistema nervioso y pueden estar relacionados con trastornos como el autismo y el déficit atencional.
  • Atención. Trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) es uno de los trastornos infantiles más comunes, que puede continuar durante la adolescencia y la edad adulta. Los síntomas del TDAH incluyen dificultad para mantenerse concentrado, prestar atención y controlar el comportamiento. Los investigadores informaron que la exposición ordinaria a ciertos ftalatos, como se encontró en muestras de orina, se asoció con conductas relacionadas con el TDAH en la adolescencia.
  • Cambios en el desarrollo y el crecimiento: Los disruptores endocrinos pueden interferir con el desarrollo normal de los órganos y tejidos durante la infancia y la adolescencia.
  • Trastornos reproductivos: Los disruptores endocrinos pueden afectar la fertilidad y el desarrollo reproductivo en los seres humanos y otros animales.
  • El Dietilestilbestrol (DES) puede estar relacionada con una mayor probabilidad de desarrollar TDAH en los nietos de mujeres que lo usan durante el embarazo.
  • Trastornos metabólicos: Los disruptores endocrinos pueden contribuir a trastornos como la obesidad, la diabetes y las enfermedades cardíacas.
  • Inmunidad. Los niños expuestos a altos niveles de PFAS tienen una respuesta inmunitaria disminuida a las vacunas.
  • Metabolismo. La exposición prolongada al arsénico puede alterar el metabolismo, aumentando el riesgo de diabetes y otros trastornos metabólicos.
  • Pubertad. El aceite de lavanda y el aceite del árbol del té son posibles disruptores endocrinos. Los investigadores encontraron que la exposición persistente a los productos de aceite de lavanda se asocia con un desarrollo mamario prematuro en las niñas y un desarrollo mamario anormal en los niños.
  • Reproducción. El Dietilestilbestrol (DES) puede causar cambios epigenéticos. Los disruptores endocrinos afectan la fertilidad y la reproducción. La exposición parental ocupacional a disruptores endocrinos podría aumentar el riesgo de desarrollar criptorquidia e hipospadias.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *